«

»

5. Agricultura de la codicia y el temor. IV: Rasgos y consecuencias

Los rasgos principales de la gricultura disfuncional podemos encontrarlos a lo largo y ancho del mundo, juntos o separados, con diversos grados de intensidad, y son, al menos, los siguientes:

1. Tendencia al monocultivo.

2. Aumento del tamaño de las parcelas

3. Deforestación intensa o incluso absoluta del territorio

4. Tenencia de la tierra en manos extrañas

5. Uso de maquinaria pesada

6. Uso intensivo de insumos en forma de abonos, pesticidas, OGMs , etc

7. Venta de los productos en lugares alejados al de producción.

8. Réditos de la producción en muy pocas manos, a menudo ajenas al lugar de producción.

Las consecuencias de este tipo de prácticas son al menos las siguientes:

1. Simplificación extrema del agrosistema con desdestructuración y a menudo desaparición de los bucles de autorregulación por una disminución drástica de la biodiversidad, quedando el sistema expuesto a las explosiones poblacionales dañinas (plagas).

2. Desestructuración y compactación del suelo.

3. Esterilización del suelo, en algunos casos total (o casi) y buscada mediante el uso de productos o técnicas que tienen ese objetivo.

4. Pérdida de suelo por procesos erosivos.

5. Perdida de la fertilidad.

6. Cambios en el microclima, con aumento de la velocidad del viento a nivel del cultivo y por lo tanto del riesgo de asurado. Disminución de la humedad relativa ambiental media. Temperaturas más extremas, mayor facilidad para heladas tardías.

7. Cambios en el mesoclima, disminución de las precipitaciones.

8. Cambios en el clima global por (efecto invernadero) por reducción de la materia orgánica del suelo, que pasa a la atmósfera en forma de CO2.

9. Destrucción del paisaje, con perdida de valor intrínseco del territorio.

10. Desestructuración social por desplazamiento de comunidades y la consiguiente desertización del territorio y por la enajenación del valor añadido del producto o del propio producto.

11. Desestructuración socioeconómica por disminución o desaparición de las alternativas de ganarse la vida (agroturismo, caza…)

2 comentarios

  1. DAVID CASTAÑE

    1. Tendencia al monocultivo.
    2. Aumento del tamaño de las parcelas
    4. Tenencia de la tierra en manos extrañas
    5. Uso de maquinaria pesada
    7. Venta de los productos en lugares alejados al de producción.
    8. Réditos de la producción en muy pocas manos, a menudo ajenas al lugar de producción.

    De estos puntos mencionados no veo la razón por la cual la agricultura ecológica suponga una alternativa…¿Alguna pista o dato? ¿No se utiliza maquinaria en ecológico?¿Que país europeo tiene la demanda más alta de ecológico? No se.
    Gracias y un saludo.
    David

    1. Jesús de Torres

      Hola David
      El término Agricultura Ecológica abarca cosas tan distintas que, bajo mi punto de vista, pueden llegar a se opuestas. En la entrada 22 explico un poco esto. Por otro lado, yo no defiendo la Agricultura Ecológica, sino una cierta forma de hacer agricultura cuyos rasgos intento perfilar con cada entrada que hago. Hay una cierta línea de tendencia que lleva a la destrucción del agrosistema y que tiene entre sus rasgos esos que has puesto en tu comentario. Hay otra línea de tendencia que va en sentido opuesto, pero eso no quiere decir que por estar en ese camino se hagan las cosas de un modo perfecto, ni siquiera de un modo que asegure la supervivencia del agrosistema. Por ejemplo, en ecológico se usa la maquinaria, pero se trata de que no sea tan pesada, porque hay ciertas labores profundas que el agricultor ecológico no hará, como el pase de vertedera, por ejemplo, que le da la vuelta al suelo. Las labores en ecológico serán siempre más superficiales, porque hay una preocupación por la conservación de la estructura del suelo.
      La venta en lugares alejados supone una inversión en petróleo que va en contra de la idea ecológica. Eso no quiere decir que vender lejos productos producidos en ecológico no sea mejor que vender lejos productos producidos de forma intensiva, pero es verdad que si lo único que quieres de lo ecológico es el sello, acabarás haciendo tantas cosas antiecológicas como un productor industrial cualquiera.
      Que las ganancias de grandes extensiones estén en pocas manos, es un mal síntoma. Indica que requieres mucha energía, mucha maquinaria y que puedes ofrecer una atención limitada a la tierra. No quiere decir que no pueda haber una finca grande tratada con esmero, pero cuando más parte de negocio, menos parte de agricultura, más difícil es que se haga lo adecuado, y eso vale también , y con mayor razón, para la tenencia de la tierra por personas alejadas.
      La mayor demanda en ecológico está en Alemania y otros paises de centroeuropa. De hecho no cubren sus necesidades y por eso se les vende a ellos. Paradógicamente ellos si que practican la agricultura de cercanía (los ciclos cortos). Pero en cualquier caso no hay un perfil único de consumidor en estos paises. Los hay que se conforman con que los productos vengan libres de tóxicos sintéticos, es decir, con el sello, por eso es negocio venderles a ellos la producción. Si ellos cubrieran sus necesidades, seguramente tendríamos productos ecológicos más baratos en España.
      Saludos
      Jesús

Responder a Jesús de Torres Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>