«

»

7. Agricultura del futuro II: Rasgos

Cualquiera que haya tomado conciencia de su situación particular y la situación general y haya dado un quiebro, aunque sea mínimo, en su forma de hacer y sentir, ya está practicando la agricultura del futuro, ya que, como hemos dicho, se trata de un proceso evolutivo, y esta evolución será distinta en función del punto de partida y de multitud de circunstancias. Es pues de esperar, y así ocurre, que vamos a poder encontrar todo un espectro desde aquél que meramente se ha dado cuenta de que el suelo hay que cuidarlo y practica siembra directa o un laboreo de conservación pero aun descuida otros aspectos como la biodiversidad, por ejemplo, hasta aquél que practica la más refinada forma de agricultura natural. Sin embargo hay algunos rasgos característicos que se encontrarán unidos o por separado según el sistema se acerque más al ideal o se encuentre en una fase inicial de cambio. Son los siguientes:

1. Convivencia en el espacio y en el tiempo de numerosos cultivos asociados y en rotación.

2. Las fincas toman un tamaño más acorde a la medida humana y permanecen bajo el ojo cuidadoso del agricultor, responsable por voluntad propia de todo lo que se hace en él.

3. Por lo tanto, la tenencia de la tierra es de la persona o comunidad que la trabaja. Los modos de propiedad se distancian progresivamente del núcleo duro del concepto de propiedad privada, suavizándose hacia formas de tenencia comunal, compartida, etc., incluso precindiendo de todo concepto de propiedad, tanto de la tierra como del producto.

4. Los árboles vuelven a formar parte del territorio agrícola, abundando en los linderos, que se hacen más numerosos al disminuir el tamaño de las parcelas, o en forma de bosquetes alternados con los cultivos. Algunos sistemas más avanzados incluyen los árboles con los cultivos herbáceos, tanto árboles productivos como no productivos.

5. Conocimiento y gestión de los elementos sinérgicos del agrosistema. Aumento de la biodiversidad, recuperación del concepto de fertilidad. Se cuida el suelo, su vida y su estructura.

6. Tendencia a la reducción del uso y tamaño de la maquinaria. Algunas técnicas prescinden en gran parte de las labores.

7. Tendencia a la disminución en el uso de insumos, especialmente los que requieren una industria que los sostenga, y que reproducen los esquemas de la vieja agricultura, aunque sea con productos “verdes”. Algunas técnicas llegan a prescindir por completo de los insumos, incluido el compost.

8. Venta de los productos en canales cortos. Estímulo del consumo de productos locales y de temporada.

9. Réditos de la producción repartidos tanto como las manos que trabajan la tierra… y más allá.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>