«

»

8. El suelo como mero soporte I. Adios a la estructura.

La fertilidad depende de la estructuración del suelo a diversos niveles de escala. La materia orgánica es fundamental en el proceso de agregación. Los ácidos húmicos y huminas actúan como núcleos de asociación de las arcillas. Los mucopolisacáridos exudados por las bacterias y las raíces de las plantas tienen un efecto ligador de las partículas de todo tipo. Tanto unos como otros retienen agua. Las glomalinas producidas por las micorrizas confieren a los agregados una cierta resistencia a  agua, sin privarles de su capacidad de retenerla. Las hifas de los hongos actúan como cinchas que estabilizan los agregados, y actúan tanto vivas como una vez muertas, constituyendo además una fuente importante de nitrógeno debido a la quitina de sus paredes celulares.

Pues bien, el estado de agregación del suelo disminuye hasta desaparecer debido a las prácticas agrícolas convencionales:

- El peso de la maquinaria y el efecto de cizalla de las ruedas contra el suelo húmedo, amasa la tierra, funde los agregados y crea terrones, costra y una capa subterránea impermeable denominada “suela de labor”.

- La exposición del terreno a la intemperie acelera la oxidación de la materia orgánica, tanto de forma química como mediante la acción de los microorganismos aerobios, cuya efectividad es muy superior a la de los anaerobios, microaerobios o facultativos. En los territorios semiáridos como la peninsula Ibérica este efecto se ve reforzado por los ciclos de humedad-sequedad extremados.

- La pérdida de la materia orgánica provoca la desestructuración de los agregados, cuyos elementos arcillosos tienden a quedar suspendidos en el agua, migrando en horizontal o en vertical y reagrupandose en forma compacta formando terrones, costra y suela de labor. Los poros y microporos del suelo se obturan, el agua no infiltra, se forman charcos y se pierde por evaporación. La materia orgánica además, por si misma, es un poderoso elemento para retener el agua, y al faltar, el agua tiende a evaporarse (suelos arcillosos) o a filtrarse al subsuelo (suelos arenosos).

- Al desestructurarse el suelo, el complejo de intercambio iónico disminuye. Los nutrientes, que están en forma iónica retenidos por el complejo de cambio, tienden a pasar a la solución  del suelo y a filtrarse hacia el subsuelo.

- Así pues, con la desestructuración, el suelo pierde aireación, capacidad de retener agua, permeabilidad, capacidad de retener nutrientes y a los propios nutrientes.

- La solución de la agricultura convencional es ahuecar el suelo de forma cada vez más violenta haciendo uso de la fuerza de la maqunaria para romper los terrones, la costra y la suela de labor, volviendolo “adicto” a ella, es decir que cada vez la necesita más para poder sostener los cultivos. Esto reproduce el daño a una escala creciente en un bucle negativo retroalimentado.

- Otra solución convencional es combatir la falta de nutrientes y la capacidad del suelo para retenerlos añadiéndolos en estado soluble, El nitrógeno así aportado estimula a las bacterias a consumir más carbono, lo que colabora a la reducción de la materia orgánica y por tanto a la desagregación del suelo. Otro bucle negativo retroalimentado.

Como resultado, el suelo pierde su original carácter de matriz fértil y termina convertido en un mero soporte estéril de los cultivos. Todo ello supone supone suministrar una enorme cantidad de energía para suplir lo que el suelo fértil hace de forma gratuita. Supone pues hacer descansar la productividad del suelo sobre el petróleo, en vias de acabarse. ¿Qué futuro espera?. Recordemos que el suelo es una herencia de milenios ¿Qué derecho nos asiste a destruirlo en dos o tres generaciones?

Un suelo vivo, pletórico de criaturas, buyente de seres, fértil matriz de la vida en esta Tierra viva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>